Condenan a una madre a seis meses de prisión por no permitir que su exmujer visitase a su hijo

LA VOZ

Una madre, que estuvo casada con una mujer de la que se divorció en 2009, aceptó ayer una condena de seis meses de prisión como autora de un delito continuado de desobediencia. La sentencia del divorcio primero y otra resolución posterior de la Audiencia Provincial de Pontevedra, reconocían el derecho de su exmujer a ver al hijo de la acusada, Raquel Vizcaya. Primero la exmujer podía ver al niño, que nació en el año 2008, una tarde a la semana y un día de los fines de semana alternos.

En el año 2010, la madre y el hijo se trasladaron a vivir a O Bolo y un juzgado de Vigo determinó que en las visitas intersemanales el lugar de entrega del niño sería esta localidad, mientras que las de los fines de semana se harían en el punto de encuentro. A pesar de ser requerida en diferentes ocasiones por órdenes judiciales para que cumpliera este régimen de visitas, la acusada no permitió, según rezaba el escrito del fiscal, entre su exmujer y su hijo, ni en el punto de encuentro de Ourense ni entre semana en O Bolo.

Una sentencia posterior amplió la duración de las visitas de los fines de semana, incluyendo pernocta, y eliminando las de entre semana. La acusada admitió estos hechos y por ello será condenada a una condena de seis meses de prisión por desobediencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Condenan a una madre a seis meses de prisión por no permitir que su exmujer visitase a su hijo