A Manu Táboas le tocó debutar en el peor momento

El guardameta rojillo será la primera opción en Leganés


ourense / la voz

Manuel Táboas Losada (Vigo, 1991) se ha preparado desde muy pequeño para jugar al fútbol de portero. Sabe lo dura que es la vida de los guardametas y lo ingrata que es a veces su tarea, pero además, su estreno en Liga con la camiseta del Ourense no fue precisamente el soñado: «Es la ley de Murphy, justo la semana en la que me perdí un par de entrenamientos debido a una amigdalitis, me toca saltar al campo, con un penalti en contra y la expulsión de un compañero».

La derrota es lo que más duele a cualquier jugador y la que le infringió el Caudal de Mieres al cuadro rojillo es de las que hacen mella, por la sensación que dejó en el vestuario, la del cancerbero olívico fue la de que todo pudo ser muy distinto: «Me dio la impresión de que once contra once hubiéramos ganado, aunque todos sabíamos que no era un partido fácil, pero la jugada del penalti fue clave y aunque quizás podemos discutir si fue o no, a mí me parece que la expulsión es muy cuestionable».

Táboas también se mostró disconforme con otras decisiones de los colegiados, que marcaron el devenir de la contienda de un modo notable: «No sé si Jaime pecó de exagerar la caída, pero hay que tenerlo muy seguro para dejar a un equipo con nueve media hora y a un jugador de ellos sí le perdonó la segunda tarjeta poco antes, son decisiones que son determinantes».

Con todo, la semana será muy distinta para Manu Táboas, que ha demostrado su profesionalidad trabajando semana a semana sin la recompensa de los partidos dominicales. Incluso se había perdido el que iba a jugar en Inca, debido a una indisposición de última hora, pero ahora mira hacia Butarque con una renovada ilusión: «La vida del portero es así, solo puede jugar uno y los dos lo sabemos, con Pato me llevo muy bien, tenemos los dos una rivalidad muy sana y creo que estamos trabajando a buen nivel, pero si no hay ningún recurso, parece que tendré otra oportunidad y eso te motiva un poco más».

Como anuncia el arquero formado en la cantera del Celta, todavía es necesario aguardar a que sea oficial la sanción a su compañero uruguayo, pero Luisito ya adelantó que se llevará a Madrid a un juvenil, puesto que no contará con el meta del filial. Antes, Táboas espera que pueda trabajar con total normalidad a lo largo de la semana, en ese peregrinar ya endémico en la plantilla de un Ourense que parece apoyar de modo mayoritario las reivindicaciones de su entrenador sobre el terreno de juego de O Couto.

El mismo Manu defiende ese extremo: «Llevamos una temporada en la que no nos ayuda nada nuestro campo, tenemos una propuesta futbolística que pasa por tener el balón e intentar jugarlo bien y eso es cada día más complicado, todo el mundo puede verlo, la jugada del penalti vino precedida de un resbalón de Campillo y ya no pueden ponerse tacos más grandes, Capi también lo pasó muy mal y, en general a todos nos cuesta movernos sobre el campo».

Por delante, ya menos de una semana para dejar atrás el tropiezo del pasado domingo y sorprender a un Leganés, que pese a su presupuesto se ha convertido en rival directo de los rojillos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

A Manu Táboas le tocó debutar en el peor momento