El vacío que deja Baltar

El aún presidente no pisó ayer la Diputación por un viaje a Madrid.


ourense / la voz

La dimisión de José Luis Baltar como presidente de la Diputación ourensana no se hará efectiva hasta mañana pero la conmoción que en distintos círculos ocasionó su anuncio, se notaba ayer en la Diputación. Parecía que el máximo dirigente durante dos décadas ya había desaparecido. Los pasillos, habitualmente atestados de personas esperando despachar con Baltar, estaban vacíos. En su despacho se acumulaban los legajos que ya no tendrá tiempo de leer pero que seguro dejará para que gestione su sucesor. Fueron muchas las personas que llegaron ayer para testimoniar su adiós al presidente que se va y se encontraron con la ausencia por respuesta. Había viajado a Madrid para cumplir sus obligaciones hasta el último día y hasta última hora. Llegó, de vuelta, para visitar el centro de A Farixa.

Más información en las páginas 6, 7, L2, L3 y L4

Votación
6 votos

El vacío que deja Baltar