Presencia habitual en Ourense

la voz

La longevidad política de Manuel Fraga Iribarne y el ejercicio del poder en Galicia durante varias décadas convirtieron al desaparecido expresidente de la Xunta en uno de los protagonistas indiscutibles de la historia informativa de la provincia durante muchos años. Una buena parte de los proyectos, públicos y privados, que se fueron materializando en Ourense entre comienzos de la década de los 90 y el año 2005, fecha en la que el PP fue desalojado del poder en Galicia, contaron con Fraga para su puesta en marcha, inauguración o la pertinente visita de rigor al desarrollo de las obras.

Espacios singulares de la provincia como la Tecnópole, entonces Parque Tecnolóxico de Galicia, el remodelado Simeón, el flamante Auditorio de Ourense, el parador de Santo Estevo o las más demandadas infraestructuras, de las autovías a los viales más emblemáticos, contaron con Manuel Fraga en el día de su inauguración o puesta en marcha.

Las iniciativas empresariales también recibieron el respaldo del desaparecido político en los momentos clave -y así quedaron para los archivos las imágenes de Fraga en Aceites Abril, Galfor, las cooperativas de Beade y O Barco, entre otras firmas-, lo mismo que los proyectos culturales o sociales: de la Fundación Risco o el museo Aser de Allariz al castro de San Cibrao de Las y de las residencias de la Fundación San Rosendo a las iniciativas de Aixiña.

Ourense también fue lugar de encuentro para muchas de las actividades del expresidente de la Xunta relacionadas con los gallegos en la emigración.

Votación
8 votos

Presencia habitual en Ourense