«No estamos habituados a sufrir y queremos remedio para todo»

Este polifacético psiquiatra fue también político y médico del Ourense

Manuel Cabaleiro posa en el centro de la capital al lado de las esculturas de Ramón Cabanillas y Ramón del Valle Inclán.
Manuel Cabaleiro posa en el centro de la capital al lado de las esculturas de Ramón Cabanillas y Ramón del Valle Inclán.

ourense / la voz

Nació en O Couto, frente a Fátima, en el sanatorio psiquiátrico de su padre, el día 27 de junio de 1943, día de la patrona de la Sanidad. Estaba predestinado: aquel niño sería médico, psiquiatra para más señas. Y así fue: Manuel Cabaleiro seguiría la estela de su padre, el célebre doctor Cabaleiro, y vestiría bata blanca, por cierto como otros cuatro de su familia. «No me pesó el apellido, fue para mí un orgullo y me dio medio camino andado», ataja en la conversación, aunque en un gesto de humildad agrega que no ha llegado «a los niveles de mi padre». Su progenitor ha dejado poso en una generación de psiquiatras y a su hijo le llega con ver «el reconocimiento de muchos de sus discípulos».

Manuel Cabaleiro fue un niño un poco atravesado, carne de psicólogo y dolor de cabeza paterno si fuese hoy. Pero eran otros tiempos. De ellos, y entre sonrisas picaronas, recuerda que en sus épocas de estudiante «no perdí ningún curso, pero pasé por diez colegios porque era un culo inquieto». La elección de la psiquiatría como actividad profesional la llevaba en los genes, pero como él apunta, « si tú tienes un maestro en casa, vives a su lado desde la infancia y veraneas en Toén, algo de vocacional habrá, pero sobre todo algo genético».

Cuando se le pide una definición de su especialidad que no esté en los manuales, acierta a comentar que «la psiquiatría es la patología de la libertad». ¿Por qué? Muy sencillo: «Porque cuando uno tiene una patología psiquiátrica estás mediatizado para tomar decisiones libres, estás tomando decisiones que te impiden ser libre».

Cuando la conversación gira hacia el territorio de la hiperexposición psiquiátrica del individuo, el doctor Cabaleiro aprecia que en esta sociedad «no estamos acostumbrados a sufrir y queremos remedio para todo». También reconoce que «una cosa es la enfermedad en general y otra distinta es tu enfermedad, la del paciente, cómo la somatizas».

Deporte y política

Pero, la vida tiene otros registros además de los profesionales. Muchos identificarán al doctor Cabaleiro con su vinculación al deporte. Practicó varias disciplinas, algunas con notable éxito, fue delegado federativo de tenis, pero sobre todo fue el médico de CD Ourense durante 35 años. «Fue una época muy cachonda», resume con una sonrisa disimulada. Resulta que le llamaron porque el club andaba dando tumbos y le dijeron que los chicos «psicológicamente no estaban bien». Se puso al tajo y el club encadenó victorias, lo que le produjo una notoriedad mediática de la que hoy se ríe porque, tal vez, los buenos resultados obedecían a aciertos deportivos. Al final, con sorna, reconoce, que «me tenían allí porque no cobraba».

¿Y de la política? Asume las tesis del Partido Galeguista y se compromete «por la emigración», que le marca porque ve secuelas «incluso psicologícas en el emigrante y su familia». Fue delegado de la Xunta por el PNG, partido integrado en el BNG, un frente en el que dice no sentirse «muy cómodo».

Manuel Cabaleiro Fabeiro.

Psiquiatra, ex médico de CD Ourense y ex delegado de la Xunta.

Al lado de las estatuas de Valle Inclán y Ramón Cabanillas, personajes históricos a los que profesa respeto y admiración.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

«No estamos habituados a sufrir y queremos remedio para todo»