Grande Marlaska: «Los jueces asumimos que hay que informar»

El magistrado resalta la influencia «de los procesos mediáticos»


ourense / la voz

El entendimiento entre medios de comunicación y sistema judicial es posible, pero hace falta mejorar algunas cosas. Es una de las conclusiones de la segunda jornada del encuentro sobre comunicación y justicia que terminó ayer en Ourense y en el que han participado tanto periodistas como representantes judiciales.

El juez de la Audiencia Nacional, Fernando Grande Marlaska, fue el primero de los interlocutores en tomar la palabra en una mesa redonda sobre la incidencia de la noticia judicial en los procesos mediáticos. El magistrado aseguró que se trata de un asunto preocupante en el mundo de la judicatura, por cuanto una información judicial que no se ciña a la realidad de los hechos pueda dar lugar a juicios paralelos e incluso poner en riesgo la imparcialidad de un tribunal. «No se trata de la información en los medios sobre los procesos judiciales, sino de aquellas informaciones en las que lo que se quiere es llegar a determinadas conclusiones», aseguró el magistrado, quien destacó que existen casos de «juicios paralelos con fines patológicos». «Vivimos más preocupados respecto a la incidencia de los procesos mediáticos y su influencia en los judiciales», insistió.

Respecto a la actitud de la judicatura a la hora de informar sobre asuntos de calado, Marlaska afirmó que «los jueces tenemos limitaciones a la hora de trasladar la noticia judicial porque existe el secreto de las actuaciones, lo que implica que las partes pueden tener acceso al contenido de la causa, aunque no se puede informar, las actuaciones en instrucción siempre son secretas», explicó.

Información y crítica

Eso sí, pese a esas limitaciones, el magistrado aseguró que «los jueces debemos asumir que debemos informar de los asuntos judiciales y que se nos puede criticar». También matizó que «los medios no deben suplantar nunca la investigación judicial».

Tras él tomó la palabra en el debate, seguido por unos sesenta estudiantes de la Universidad de Vigo, Fernando Ramos, profesor de la facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad de Vigo.

En un discurso muy duro con la profesión periodística, sobre todo con el trabajo que realizan algunas cadenas de televisión privadas, el docente aseguró que «existe un problema de ética y sentido de los límites» y recordó que la libertad de información no se puede tomar «como una patente de corso».

Raúl Quián, periodista y presentador de un programa de televisión en la TVG abundó en los problemas que a menudo tienen los periodistas a la hora de conseguir el acceso a la información judicial. Recordó que a menudo son muchas las trabas que deben superar los profesionales y aseguró que en muchos juzgados la mayor o menor facilidad para el trabajo depende del juez o magistrado.

Falta de formación

También hizo autocrítica y aseveró que existe una importante falta de formación. «En la facultad se adquieren nulos conocimientos para afrontar el trabajo en los juzgados», aseguró.

María Montero, directora de comunicación del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, abogó, finalmente, por que unos y otros trabajen de forma conjunta para mejorar la calidad de la información judicial, un fin en el que, cada vez más, tienen mucho que ver los gabinetes de comunicación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Grande Marlaska: «Los jueces asumimos que hay que informar»