El suelo industrial del Val da Rabeda lleva cinco años parado

El parque empresarial más importante de Ourense carece de plazos


ourense / la voz

El paso del tiempo juega en contra del proyecto de suelo empresarial más importante de la provincia. La propuesta de creación de un macroparque empresarial en el denominado Val da Rabeda, presentada a finales del 2006 como una de las actuaciones más ambiciosas para conseguir captar empresas, sigue sin concreción cinco años después. Es bien cierto que en estos años el plan ha pasado por varias vicisitudes: la iniciativa partió del bipartito de la Xunta y no ha sido impulsada por el gobierno del Feijoo, la ralentización de la economía ha llevado a la priorización de las inversiones y la demanda de suelo empresarial en la provincia ha caído en picado.

Pero, pese a estas situaciones, importantes bolsas de dinero se han destinado cuando menos a la adquisición de los terrenos, aunque en ellos no se ha hecho nada. Aún hoy perviven en las inmediaciones del Val da Rabeda gigantescos cartelones de la Xunta que hablan de importantes inversiones que no se han encauzado pese a que la intervención contaba con fondos de la Unión Europea.

El campus industrial de Paderne de Allariz -con más de un millón de metros cuadrados- tenía un plazo de ejecución desde el 2009 al 2012, pero sigue en espera pese a que el gasto en la adquisición de los terrenos superaba los 10,2 millones de euros, a los que se añadirían 6,3 millones más para la construcción de las conexiones exteriores.

Pero la intervención más cuantiosa era la reservada para el parque empresarial de Taboadela, que solo en su urbanización supondría una inversión de casi 40 millones de euros para actuar en una superficie de 1,1 millones de metros cuadrados. Ya solo para la consecución de los terrenos se anunciaban casi diez millones de euros y se prometía un plazo de ejecución del proyecto que no excedería el ejercicio del 2012.

Compromiso

Sin embargo, las inversiones programadas ya no fueron consideradas como prioritarias por el actual gobierno de la Xunta. La idea original impulsada por el PSOE y el BNG cuando estaban al frente del ejecutivo autonómico era poner en el mapa industrial a Ourense, cuando menos en cuanto a disponibilidad de suelo. El bipartito habló en el 2007 de 400 millones de euros para desarrollar el Val da Rabeda, una idea que también preveía la construcción de casi 2.000 viviendas.

Para el ejercicio actual la Xunta no ha destinado dinero alguno a seguir adelante con un proyecto heredado y fuentes del gobierno de Feijoo reconocen que «este es un problema por resolver». Mientras, socialistas y nacionalistas han trasladado a la opinión pública su malestar por lo que consideran falta de interés por dotar a Ourense de un gran parque empresarial.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El suelo industrial del Val da Rabeda lleva cinco años parado