El uso turístico de las estaciones del Inorde lleva 5 años de retraso

Las obras ya están terminadas pero los inmuebles se encuentran todavía sin actividad


ourense / la voz

El Proyecto Estaciones nació en el año 2003 como una ambiciosa iniciativa para recuperar las terminales de ferrocarriles abandonadas para convertirlas en un atractivo turístico y, de paso, dinamizar la economía local. Este plan, impulsado por el Inorde, ha sido presentado una y otra vez desde entonces como un revulsivo para el turismo de la provincia y suele protagonizar cada año la promoción que el Instituto Ourensán de Desenvolvemento lleva a ferias como Fitur. Sin embargo, la rehabilitación debería haberse terminado hace cinco años.

Las obras se fueron retrasando por diversos motivos y solo una de las seis estaciones con las que arrancó el proyecto está finalizada. Se trata de la de Os Peares, a la que, sin embargo, le falta la planta superior por acondicionar. Fue inaugurada, además, con un amplio retraso. Para el recuerdo queda una entrevista a José Manuel Rodríguez, gerente del Inorde, publicada el día 12 de febrero del 2006. «Las seis estaciones que se rehabilitan ahora estarán rematadas en el primer semestre del año», decía entonces. El plazo que ahora maneja el Instituto Ourensán de Desenvolvemento Económico para la puesta en marcha de estas instalaciones es a lo largo de este primer semestre del año 2011, cinco años más tarde de lo previsto inicialmente.

La siguiente, la de Baños

Tras la de Os Peares, probablemente será la estación de Baños de Molgas la próxima en abrir sus puertas. La obra, a falta de algunos remates, está terminada, y se encuentra en plena fase de equipamiento. Se calcula que a mediados del próximo mes de mayo abrirá sus puertas al público. Allí es donde se ubicará el legado del humorista Moncho Borrajo, así como un punto de información turística y un centro de interpretación del entorno. La intención del Instituto Ourensán de Desenvolvemento Económico es que pueda inaugurarse a finales de marzo, antes de que entre en vigor la prohibición de celebrar este tipo de actos por la cercanía de las elecciones municipales.

El grueso de la obra de la estación de Baños de Molgas está finalizado, al igual que con las otras cuatro estaciones que aún no han sido inauguradas. Esa circunstancia fue la que permitió que todas ellas, a excepción de la de Santa Cruz de Arrabaldo, funcionaran como albergues de peregrinos durante el Año Santo gracias a un convenio con el Xacobeo.

Vilavella

En la de Vilavella (A Mezquita) el proyecto incluía, además, la rehabilitación de las ocho viviendas de ferroviarios que había junto a la estación. La obra también está terminada en este caso, aunque queda por equipar las cocinas, una tarea que, según el Inorde, corresponde a la Dirección Xeral de Vivenda A esta actuación habría que añadir la puesta en marcha de un aparcamiento para caravanas, una cantina histórica y una sede para promoción de la asociación Portas de Galicia, todo ello aún pendiente.

En el caso de la estación de Vilar de Barrio, el 1 de mayo se hará cargo de la estación la Fundación Europea de Ferrocarriles. El recinto está siendo utilizado para las obras del AVE. La de Campobecerros (Castrelo do Val) tampoco será gestionada directamente por el Instituto Ourensán de Desenvolvemento Económico sino por las consellerías de Medio Rural y Medio Ambiente puesto que allí se ubicará un punto de información que sirva de entrada al parque natural de O Invernadeiro. El Inorde está intentando, además, que en este lugar se instale una base de la brigada militar contra incendios, algo para lo que ya están buscando la complicidad de la Dirección Xeral de Montes.

Arrabaldo

Finalmente, en la estación de Santa Cruz de Arrabaldo está previsto instalar un centro de interpretación del entorno así como un museo del traje gallego y una escuela-taller dedicada al lino. En este caso, las obras están prácticamente terminadas y los trabajos están muy avanzados y en el plazo de una semana estarían ya acabados, dice el gerente del Inorde.

6.192.494,47 ?

El 75% lo pone Europa

Según el Proyecto Estaciones, los fondos Feder financiarían 4.644.370,78 euros. Quedarían 1.548.123,59 euros para la Diputación, aunque en un principio se había acordado con la Xunta que el gobierno autonómico aportaría la mayor parte de esa suma.

El gerente del Inorde, José Manuel Rodríguez, tiene claro el culpable del retraso que ha acumulado el Proyecto Estaciones: el anterior gobierno autonómico. Según explica, la Xunta de Galicia se había comprometido por escrito a aportar 1,3 millones de euros en la época en la que Manuel Fraga era presidente, pero al llegar el bipartito al poder se desentendieron de ese pacto. «Cargáronse o convenio, quitáronme o diñeiro e despois tiven que buscarme a vida como puiden» se lamenta el responsable del Instituto Ourensán de Desenvolvemento Económico.

José Manuel Rodríguez reconoce, no obstante, que también se han presentado otros atrancos que han ido demorando las rehabilitaciones. Un problema «grave», según dice, fue el de los suministros porque algunas de las estaciones se encuentran en zonas alejadas de los núcleos de población. Así, por ejemplo, en Baños de Molgas fue necesario llevar la electricidad desde el balneario porque no había potencia suficiente.

A pesar de todo, el gerente del Inorde cree que no hay que desdeñar la actividad que las estaciones han tenido como albergues de peregrinos durante el Año Santo, pero también la que tendrán por este motivo en el futuro. Este flujo de visitantes provocará, entre otras cosas, según Rodríguez, que se creen empleos en zonas que están especialmente necesitadas de ellos por su carácter rural y su progresivo envejecimiento poblacional.

Según los cálculos del gerente del Inorde, cada estación dará de comer a entre ocho y diez personas. En unos casos, dice, se tratará de empleos nuevos y, en otros, serán puestos de trabajo que se consolidan en las zonas beneficiadas.

Proyecto pionero

José Manuel Rodríguez no se cansa de repetir que el Proyecto Estaciones supondrá un revulsivo económico para la provincia de Ourense. Esta iniciativa, según dice, es pionera a nivel estatal, y aunque en Cataluña están promoviendo una actuación similar, el gerente del Inorde cree que no tendrá tanto éxito como el que prevé para la ourensana. «Eles non teñen a historia que temos nós. Nós temos a historia da vía Ourense-Zamora, a historia de 15.000 homes que traballaron durante trinta anos e non sabían que estaban facendo o AVE, que ao final ía pasar por aí», relata del responsable del Instituto Ourensán de Desenvolvemento Económico.

El atractivo turístico de las seis estaciones rehabilitadas podrá demostrarse muy pronto porque, de cumplirse los cálculos de José Manuel Rodríguez, todas ellas estarán terminadas y en funcionamiento a lo largo del primer semestre de este año.

Además de las seis instalaciones rehabilitadas en el marco del Proyecto Estaciones, el Inorde tiene otros apeaderos en propiedad, como los de O Irixo y Paderne de Allariz. Para ellos también hay iniciativas pensadas para dotarlos de actividad. La primera de ellas volverá a manos del ADIF, que instalará allí una de las oficinas técnicas de las obras del AVE. La de Paderne se cederá a la mancomunidad para que sea su sede.

«Las seis estaciones que se rehabilitan ahora estarán rematadas en el primer semestre de este año» dijo en febrero del 2006 el gerente del Inorde

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

El uso turístico de las estaciones del Inorde lleva 5 años de retraso