La Xunta cerró la Rede Aerobiolóxica con sede en Ciencias

jesús manuel garcía OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Desde la Universidad y el Chou lamentan el cese del servicio público

03 abr 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

Los recortes hechos por la Xunta de Galicia han acabado con la Rede de Aerobioloxía de Galicia que tenía su sede en la Facultad de Ciencias, atendida por el equipo de expertos del departamento de Biología vegetal y Ciencias del Suelo . «La Xunta no la ve importante y por eso, con la crisis, se cierra, cuando estaba funcionando de forma ininterrumpida desde el año 1993». Esto significa que se acabó la predicción de polinizaciones, por ejemplo, cuando antes estaban al día en la página web. El profesor Javier Rajo señala que ahora «nos llaman los médicos y particulares para pedirnos datos por teléfono. La web está parada. Y por teléfono podemos dar datos puntuales»?.

Desde 1993

La red aerobiológica de Galicia permitió a sus responsables contar con series de datos polínicos desde el año 1993. Esto quiere decir que se conservan 56 series de tipos polínicos por año y por ciudad de Galicia. Este servicio desde el año 1998 fue subvencionado. A pesar de cerrarse la red y su página, los investigadores, asegura Rajo, «seguimos trabajando aunque sea en plan mínimo para intentar que no se pierdan las series porque al tener un historial polínico año tras años disponemos de datos que sirven incluso para estudiar el cambio climático».

Este cierre se lamenta también en el Complexo Hospitalario de Ourense, pues el jefe del servicio de Alergoloxía, Carlos González de la Cuesta considera que «es una pena que haya desaparecido». Añade que ese servicio que se prestaba «es interesante tanto para los pacientes como para nosotros, para conocer los contajes de pólenes. Nos ayuda a conocer cuáles son los pólenes que están siendo más emitidos en cada momento».

Un 20% de afectados

Según el doctor González de la Cuesta, en el caso concreto de Ourense «hay que tener en cuenta que el mayor contaminante es el polen y se gasta dinero en medir la contaminación de los automóviles, sin embargo, no en el contaje de pólenes que afecta a alrededor del 20 % de la población».

Carlos González detecta sobre todo pacientes alérgicos a las gramineas, al abedul y al plátano de jardín, que tanto se pone en parques por su resistencia. «tenemos pacientes que traen la alergia al abedul si estuvieron viviendo en centro Europa».

Y una alergia, dice González, rara es la del polen del pino, que abunda en marzo y abril pero es precisamente, «un polen poco alergénico».