El relojero particular del Concello de O Carballiño

Miguel Valeiras «Lito» mantiene la maquinaria de la casa consistorial en perfecto estado de manera desinteresada


o carballiño / la voz

El reloj de la torre de la casa consistorial de O Carballiño funciona prácticamente a la perfección desde hace cuatro años, gracias a la atención, precisa y totalmente desinteresada, de Miguel Valeiras, más conocido como Lito, un vecino de la villa que vigila la antigua maquinaria a diario.

Lito accedió a la petición del concejal de Tráfico, José Antonio Barge, interesado desde su llegada al grupo de gobierno en poner en marcha el reloj.

Tras varios intentos fallidos, con la persona que se encarga del reloj del Concello de Maside y con un relojero local, recurrió a Miguel Valeiras, del que conocía su habilidad: «Eu xa sabía que era un manitas».

«Estaba moi mal, só funcionaba unha esfera e daba as campanadas mal. A da marxe dereita estaba estropeada e a do sul non tiña agullas», reconoce Lito al describir el estado del reloj cuando decidió hacerse cargo de su reparación. Al deterioro técnico se unía la suciedad del reducido espacio en el que está anclado el mecanismo, lleno de excrementos de pájaros y hasta de nidos de paloma. Le faltaban incluso cristales en las ventanas.

Lito se tomó como un capricho personal la recuperación del reloj. Tenía motivos. Y es que su padre se encargó de darle cuerda en tiempos de la República. A la afición, en este caso, se le unió el corazón ya que su profesión es otra: es propietario de un negocio de aluminios.

Tardó cerca de cuatro meses en ponerlo al día. Fabricó piezas minúsculas, imposibles de conseguir por su antigüedad o por su elevado coste si hubiese sido necesario su elaboración artesanal fuera de O Carballiño. Contó en todo el proceso con la ayuda de sus hijas, Lucía y Eva, con las que controlaba las campanadas, segundo a segundo, desde su taller. Un temporal provocó la caída de la esfera pero Lito pero la rehízo en apenas dos días.

Ahora que se ha convertido en el relojero particular de la casa consistorial de O Carballiño lamenta que se le preste tan poca atención a la maquinaria e incluso que no se enseñe al público por su antigüedad. Su altruismo y dedicación la convierten hoy en algo único.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

El relojero particular del Concello de O Carballiño