«Ribadavia siempre fue de 'chiquiteo', mañana, tarde y noche»

C. Paradela

OURENSE

02 may 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

El bar O Morto de Ribadavia es una institución en la villa, no solo por su céntrica ubicación sino también como punto de encuentro, tanto de vecinos como de turistas que eligen la capital de O Ribeiro como punto de encuentro. Santos Pérez Madarnás (1966), es su propietario y lleva trabajando en él bar 25 años.

-¿Qué tipo de clientes acude habitualmente al Morto?

-Es un perfil muy amplio, porque se trabaja desde los cafés por las mañanas hasta las copas por la noche, junto a los pinchos. Tal y como están las cosas hay que trabajar un poco todo, no están los tiempos para dejar nada de lado.

-¿Promociona además la denominación de origen Ribeiro?

-Claro, prestamos mucha atención a los vinos de aquí.

-¿Qué es lo que más sorprende a su clientela de su local?

-Sobre todo el nombre. Cuando entran se dan cuenta de que no está tan morto. Es un nombre popular creo, de antes incluso de que yo naciera y hay varias leyendas al respecto Una es que cuando venían los paisanos de los pueblos a comprar un ataúd, lo dejaban aquí mientras tomaban un vino.

-¿Nota mucho la crisis?

-Este pueblo siempre estuvo en crisis y no se nota mucho, aunque sí se contiene el gasto. Ribadavia siempre fue de chiqueteo , mañana, tarde y noche, pero se fue perdiendo lo de las pandillas grandes, siguen un poco los mayores.