La defensa del Bañiño de Arcos recibe un merecido homenaje

La conmemoración del Día de la Mujer propició el sentido reconocimiento de las protectoras de las aguas medicinales


Desde ayer el Bañiño de la localidad carballiñesa de Arcos recuerda a Dolores López Filgueira, la mujer que donó estos terrenos para su uso público. Un homenaje, propiciado por el área de Igualdade e Benestar, que dirige Áurea de Francisco, para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y que se extiende a todas las mujeres que defendieron hace casi cuarenta años que estas aguas minero medicinales fueran de acceso libre.

En un día primaveral entorno al Bañiño se reunieron representantes de los tres grupos políticos de la corporación, fuerzas de seguridad y de diversos colectivos sociales además de vecinos para el emotivo reconocimiento, realizado «non sin tempo, xa que debería haberse feito fai moito tempo», indicó de Francisco. Un loureiro y un placa con una leyenda del historiador Felipe Senén López: «Este loureiro de esperanza que afonde as súas raiceiras na terra e na auga, que se ergue á luz e ó aire en homenaxe a Dolores López Filgueira e a todas as Mulleres de Arcos, enseñanza de loita, traballo e ben» recuerda la ardua defensa y el acto de rebeldía de un grupo de mujeres, que con aperos de labranza lograron que la caseta de cemento hecha para cobrar a los agüistas terminase en el río, enfrentándose incluso a la Guardia Civil.

Áurea de Francisco recordó además la importancia de estas aguas como «motor de desenvolvemento económico de Arcos e do Carballiño» y criticó con dureza las intenciones de la familia Quiroga, sobre estos terrenos.

Raquel Domínguez, tataranieta de Dolores López, y la asociación de vecinos de Arcos agradecieron el homenaje que finalizó con pulpo á feira.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La defensa del Bañiño de Arcos recibe un merecido homenaje