La Diputación olvida el gallego en una publicación cuatrilingüe y provoca la ira de los gaiteiros


A la familia Baltar siempre le ha gustado hacer gala de su galleguismo, un concepto mil veces repetido durante estos días por el benjamín político de los Baltares, José Manuel, con motivo de su candidatura a la presidencia provincial del PP. A falta de responsabilidades ejecutivas de éste en una institución pública, solo su padre, como presidente de la Diputación, puede tomarse de ejemplo para saber si efectivamente esa premisa se plasma en su acción política. No sería así a juzgar por el patrocinio que la institución provincial hace de un libro cuatrilingüe sobre la gaita que excluye de esos cuatro idiomas al gallego, circunstancia ésta que ha provocado la ira de los gaiteiros gallegos.

La publicación en cuestión es La gaita, imágenes para la historia de un instrumento popular europeo. La obra, de Fritz Schneider fue presentada el pasado 5 junio de 2009, en la sala de juntas de la Diputación y con la presencia del director de la Real Banda de Gaitas, Xosé Lois Foxo, y del vicepresidente segundo de la institución provincial, Moisés Blanco. Además del castellano, el libro está en alemán, castellano e inglés pero no en gallego, motivo que ha provocado la queja de la Asociación de Gaiteiros Galegos.

A través de un comunicado en su web, el colectivo considera «inadmisible» esta exclusión idiomática y dice que «este libro non é máis que unha continuación do ataque á nosa cultura iniciado polos responsables da Deputación de Ourense coa creación da Escola de Gaitas e a Real Banda de Gaitas». Estas entidades llevan consigo, según denuncian, «unha desnaturalización intencionada da figura do gaiteiro como parte da nosa identidade cultural e do noso feito diferencial como país».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La Diputación olvida el gallego en una publicación cuatrilingüe y provoca la ira de los gaiteiros