Tres hombres asaltaron en Molgas a una mujer cuando dormía y se fueron sin botín

Jesús Manuel García

OURENSE

07 abr 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

Ser persona de edad avanzada y vivir solo o sola en el rural ourensano se está convirtiendo en una aventura desagradable por actos vandálicos como el acontecido el pasado domingo de madrugada en Baños de Molgas. Isaura Meno, de 77 años, vive sola en su casa de la aldea de Presqueira y el sábado, al ponerse el sol, se fue a la cama a eso de las nueve y media.

Su habitación está en la planta baja del inmueble, comunicada con la cocina amplia a través de un salón. «Deiteime e tardei en adormecer. Pasado un tempo sentín andar na porta e collín medo». No hubo tiempo para reaccionar. Hacia las 02.30 horas los vándalos llegaron a esta casa solitaria, cortaron el cable del teléfono en el mismo poste pegado al edificio y reventaron el candado de la cancilla para luego forzar la puerta principal de la planta baja, de cristal y aluminio, que da acceso directo al salón. «Inda non sentín o ruido, xa estaban dentro da casa», dice la víctima.