Solo 17 concellos de la provincia tienen sus cuentas saneadas


Los ayuntamientos ourensanos no pueden, por regla general, presumir de tener unas cuentas saneadas. Según un informe publicado por el Ministerio de Economía y Hacienda las entidades locales de la provincia acumulaban a 31 de diciembre del año 2008 una deuda viva total de 88,5 millones, lo que supone 263,3 euros por habitante. De hecho, solo 17 de los 92 concellos ourensanos carecen de obligaciones pendientes de pago. Se trata de Beade, Beariz, Carballeda de Valdeorras, Castrelo de Miño, Melón, A Merca, Paderne de Allariz, Parada de Sil, Pereiro de Aguiar, Pontedeva, Punxín, San Amaro, San Cristovo de Cea, Vilamarín y Vilardevós.

En el lado contrario de la balanza se encuentran municipios como Vilariño de Conso, que es el más endeudado de la provincia. Con solo 710 habitantes debe 757.000 euros, lo que convierte al Concello en el único que supera los mil euros de obligaciones por habitante, concretamente 1.066,19. Todo ello a pesar de los grandes ingresos que este Ayuntamiento recibe por su embalse. Sea como sea, su alcalde, el socialista Arcadio González, eludió ayer explicar los motivos de esta situación.

La capital, entre los peores

Otros ayuntamientos en situación crítica son los de Os Blancos, con 833,33 euros de deuda por habitante, Xunqueira de Espadañedo, con 636.73, o Petín, con 508,63. Del resto de municipios no hay ninguno que supere el medio millar de euros de obligaciones pendientes por vecino aunque cerca de ese límite están municipios como Amoeiro, Piñor, Riós o A Rúa. Todos ellos tienen más de 400 euros de deuda por habitante, al igual que el motor económico de la provincia, su capital.

La ciudad de Ourense no es un ejemplo de cuentas saneadas. Solo este Ayuntamiento acumula más de la mitad de las obligaciones pendientes de las entidades locales de la provincia ourensana. Tiene, en concreto 45,5 millones de deuda, 425,65 euros por habitante.

Comparativa

La situación económica de los concellos ourensanos no resiste la comparativa con los del resto de provincias. De hecho la ourensana es la que tiene una media de compromisos no pagados más alta. Los 263,3 euros por habitante en Ourense están cerca de los 250 de los ayuntamientos de Lugo, pero más lejos de los de A Coruña, con 227, y aún más de los 180 de Pontevedra.

Si la comparativa se hace con los datos de las siete grandes ciudades, la ourensana no sale tan mal parada. Santiago, con casi 13.000 habitantes menos, tienen más obligaciones pendientes que Ourense. Son, concretamente 63,3 millones. Lugo, con una situación demográfica similar a la urbe compostelana, tiene 43,7 millones de deuda, de modo que su media de euros por vecino es superior a la de la capital ourensana. Especialmente destacable es el caso de Vigo. La ciudad más poblada de Galicia tiene sus cuentas mucho más saneadas que Ourense. Su deuda viva es de 31,1 millones, catorce menos que la ourensana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Solo 17 concellos de la provincia tienen sus cuentas saneadas