La SGHN pide la paralización de las quemas y talas en la zona de A Limia

La Voz

OURENSE

01 jul 2008 . Actualizado a las 02:00 h.

La Sociedade Galega de Historia Natural ha remitido un informe al conselleiro de Medio Rural da Xunta de Galicia, el nacionalista Alfredo Suárez Canal, denunciando las actuaciones que su departamento está realizando en la comarca de A Limia en relación a autorizar las quemas controladas -obviamente en los últimos meses ya que en la actualidad, con el inicio de la temporada de incendios, hace semanas que están suspendidas dichas autorizaciones- y a las talas que se está permitiendo realizar en determinadas zonas de esta comarca, tanto en montes como en linderos o espacios cercanos a los cauces de algunos cursos fluviales que discurren por la zona. Otro aspecto profusamente criticado es el referido a determinados proyectos de concentración parcelaria, de forma destacada el que se está desarrollando en varios pueblos del término municipal de Porqueira.

Fuego en superficie desecada

Según el informe remitido por la SGHN a Suárez Canal, registrado el 13 de junio en Medio Rural, se está desarrollando una política de actuación indiscriminada en la mayor parte de A Limia, de forma más intensa en los espacios de la antigua laguna que fueron desecados en su día, tomando como argumento, base y pretexto la nueva política promovida por el BNG que pretende hacer de A Limia un paradigma «do novo rural» y la «locomotora» de la actividad agrícola en la provincia de Ourense. Desde la SHGN toman como base para este posicionamiento las diferentes ruedas de prensa, presentaciones e informes colgados en la propia página web de la Consellería de Medio Rural referidos a los Planes de Regadío, Plan Especial de Infraestructuras do Medio Rural y actuaciones estratégicas en el mismo que se han ido haciendo públicos durante 2007 y 2008.

En relación a las «quemas y talas a lo largo y ancho de la superficie desecada correspondiente a la antigua laguna de Antela», la SGHN emplaza a la Consellería de Medio Rural a que ordene la supresión definitiva de las quemas controladas para eliminar la vegetación y de las talas «a lo largo y ancho de la superficie desecada». Talas que en ocasiones han afectado a carballos centenarios con total impunidad. Se demanda la protección y conservación de los setos y las «veigas», además de recomendar «el replanteo, recuperación y conservación de las superficies ocupadas por las masas árboreas cortavientos y setos». También pide la SGHN la «recuperación de los ríos, arroyos, canales y sus márgenes de protección», así como una agricultura «sostenible y respetuosa con el medio ambiente».