Los retos ourensanos de la nueva ministra de Medio Ambiente

Elena Espinosa podría impulsar obras como el saneamiento de la capital


Elena Espinosa recogió ayer de la mano de Cristina Narbona la cartera de Medio Ambiente en el acto de relevo al frente de un ministerio que ahora quedará en manos de la ourensana. La que fuera número uno del PSOE por Ourense en las generales del pasado 9 de marzo echa sobre sus espaldas un departamento de gran entidad que, de todos modos, tendrá que compatibilizar con el de Agricultura y Pesca, responsabilidad que ya tenía en el primer mandato de José Luis Rodríguez Zapatero.

La condición de ourensana de Elena Espinosa tal vez sea determinante para impulsar algunos proyectos que Medio Ambiente tiene pendientes desde hace algunos años tanto en la capital como en la provincia. En el año 1997 el gobierno de José María Aznar declaró el saneamiento de la ciudad como una obra de interés general, lo que permitió contar con importantes fondos públicos tanto del Estado como de la Unión Europea.

Desde entonces una parte de las aguas residuales de la ciudad van al Miño en buenas condiciones medioambientales. Allá por el 2003 finalizaba la intervención en la orilla izquierda del río pero no sería hasta finales del 2007 cuando comenzarían las obras en la margen contraria, pese a que ya en el 2005 la ex ministra Narbona había tildado de «inminente» la licitación de la nueva fase.

Las obras están ahora ya en plena ejecución y fuentes socialistas garantizaban ayer -al tiempo que se alegraban del ascenso de Espinosa- que la provincia sería tratada «con cariño» en los próximos ejercicios presupuestarios.

Y es que el saneamiento de la ciudad ya no solo es urgente para frenar los vertidos contaminantes que provienen de toda la zona de A Ponte, sino para compatibilizar el aprovechamiento de esos espacios con la explotación de los recursos termales que ha previsto el Concello en puntos como A Chavasqueira, O Muíño, Outariz y Untes.

Depuradora

No parece tan sencillo solucionar el problema de la depuradora de la capital. El Ministerio Medio Ambiente, a través de la Confederación Hidrográfica tiene aparcada una inversión de unos 7 millones de euros para ampliar la de Reza, según consta en los presupuestos del Estado de este año. Pero en este caso el problema no es económico, sino de emplazamiento. El Concello busca una nueva ubicación a la planta ourensana, sin que por el momento esté claro que haya alternativa.

Por otra parte, la ministra ourensana tiene también ante sí otros retos en la provincia. Por un lado la continuación de la regeneración de las cuencas pizarreras de Valdeorras y por otro la coordinación eficaz de medios y recursos con la Xunta para las políticas de lucha contra los incendios forestales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los retos ourensanos de la nueva ministra de Medio Ambiente