Booking: se necesita un DNI digital ya

Javier Armesto Andrés
Javier Armesto CRÓNICAS DEL GRAFENO

OPINIÓN

Fabrizio Bensch | REUTERS

30 may 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Me cuenta un conocido hostelero gallego —un empresario, o sea, una persona que arriesga su dinero para crear un negocio, contribuir al PIB (riqueza) de este país y generar empleo— que ha sido víctima de una práctica cada vez más común. Una pareja extranjera reservó dos noches de alojamiento en su establecimiento en febrero pasado y cuando llegaron —en mayo— le dijeron que solo iban a quedarse una, así que exigieron la devolución de la mitad del importe. Como mi amigo se negó, pues había pasado el plazo para una anulación —y tuvieron tres meses para hacerlo—, los visitantes, además de marcharse sin pagar unas consumiciones, amenazaron con dejar una crítica negativa en Booking, la plataforma a través de la cual habían hecho la reserva. Y lo cumplieron.

Este empresario denunció a la pareja ante la policía y se puso en contacto con Booking para pedir que retirara el comentario, pero en la multinacional holandesa hicieron oídos sordos. A pesar de llevarse un 15 % de comisión (como mínimo) por cada reserva, en esta plataforma «prefieren quedar bien con el cliente final», explica el hostelero, que asegura que este tipo de prácticas abusivas son habituales. Mucha gente coacciona o directamente chantajea a hoteles y establecimientos de turismo rural y si no acceden a sus peticiones saben que tienen la sartén por el mango, porque los gigantes como Booking —que prácticamente tiene un monopolio sobre las reservas de alojamiento por internet— se quedan de brazos cruzados ante estos comportamientos. Y vaya usted a reclamar a Amsterdam, donde se fundó y tiene su sede; a Norwalk (Connecticut, EE.UU.), donde está el holding al que pertenece, propietario también de Kayak, Priceline, Cheapflights, Momondo y Agoda, entre otras; o al call center que atiende las quejas desde un país remoto...

Por eso se necesita ya un DNI digital, que deje constancia de quién dice qué en espacios como Booking, Tripadvisor o Wallapop, y que permita poner coto a estas prácticas fraudulentas e identificar a sus autores. No solo hacen daño determinados individuos, sino también la falta de regulación.