¿Cuándo llegará la primavera a Galicia?

Juan Taboada AL HILO

OPINIÓN

MABEL RODRÍGUEZ

09 mar 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

El pasado 1 de marzo comenzaba el trimestre que, en climatología, se denomina primavera, aunque estamos más familiarizados con la primavera astronómica y a esta aún le quedan algunos días para arrancar. Esto sucederá cuando la Tierra, en su viaje alrededor del Sol, pase por el equinoccio y el día y la noche tengan la misma duración en todo el planeta.

Pero, en todo caso, ni una primavera ni la otra prejuzgan la situación meteorológica del día a día. De hecho, precisamente, el día que empezaba la primavera climatológica el tiempo fue más propio del invierno y así ha continuado hasta este fin de semana, en el que la nieve, el frío, la lluvia y el viento siguen siendo los elementos predominantes. Esto no es algo realmente sorprendente, ya que la atmósfera es un sistema muy dinámico y en esta época del año tenemos todavía mucho aire frío acumulado en el hemisferio norte, producto del invierno, que alimenta las borrascas que llegan estas semanas.

Pero este comienzo primaveral frío y húmedo no tiene por qué marcar una tendencia. No desesperemos. La particular posición geográfica de Galicia, situada en un cruce de caminos con influencias atlánticas, europeas y africanas, hace que la fiabilidad de los pronósticos sea muy limitada más allá de una semana. No obstante, sí podemos tener una cierta previsión. Los modelos globales, tanto europeos como americanos, apuntan a una tendencia para todo el mes de marzo no muy alejada de la normalidad. Teniendo en cuenta los registros de estos primeros días, esa previsión indicaría que, a partir de la próxima semana, las situaciones anticiclónicas tendrían que irse alternando con la llegada de nuevas borrascas, dejándonos un tiempo más oscilante, con días soleados en los que podremos aparcar el paraguas y dejar los abrigos, pero otros que todavía nos recordarán el invierno que no hemos abandonado del todo. Unos cambios propios de la primavera, estación que se caracteriza por la variabilidad.

Sobre abril y mayo, poco se puede adelantar en este momento. A los meteorólogos nos gusta recordar que la atmósfera «no tiene memoria» y que no existen leyes de compensación. Es decir, que las tendencias de meses anteriores no nos permiten adelantar el comportamiento de los siguientes. Por esto, parafraseando a un conocido entrenador, lo prudente será ir viendo la previsión semana a semana, sin querer adelantar la primavera completa. Y, en todo caso, recuerden que el trabajo de un meteorólogo es hacer que el pronóstico sea bueno, aunque el tiempo sea malo.