El futuro de la civilización

Tamara Montero
Tamara Montero CUATRO VERDADES

OPINIÓN

DPA vía Europa Press | EUROPAPRESS

31 oct 2022 . Actualizado a las 20:51 h.

Ha sido un ejercicio perturbador: abrir al mismo tiempo la misma red social y comprobar la capacidad de control de la tecnología. A mí, gatos y libros. Cocina y retos virales para quien se tumba a mi lado. Más que nada, perplejidad al descubrir la cantidad de tiempo que habíamos pasado enganchados a una sucesión de contenidos vacuos (o quizá no tanto). La incredulidad de aquel día escala a trending topic al tropezar, enredada en el último hilo de patrimonio y el premio literario de la jornada, con la noticia de que al final, Twitter tiene nuevo dueño, Elon Musk, que ha entrado arrasando con la megalomanía por bandera: por el futuro de la civilización ha tenido que comprar esta red social.

Y esa declaración grandilocuente, de pronto, tira de aquel titular demoledor de Javier Echeverría en el que venía a decir que las redes sociales no son más que el mito platónico de la caverna pasado por el tamiz de la modernidad. Gatos y libros, cocina y reto viral. Horas y horas vertidas en un teatro de sombras que han venido para sustituir a la realidad. Es igual de perturbador ver como el imperio Facebook ha normalizado la censura y el discurso sobre el supuesto impulso a la libertad de expresión de Elon Musk. La pregunta es cuál cree que tiene que ser el futuro de la civilización el nuevo marionetista de la caverna virtual.