Inditex no hará trapalladas en Rusia

Sofía Vázquez
Sofía Vázquez ESTADO BETA

OPINIÓN

María Pedreda

20 oct 2022 . Actualizado a las 10:41 h.

Inditex tomará antes del 31 de enero (poco más de tres meses) una solución definitiva respecto a su presencia en Rusia, donde tiene 502 tiendas cerradas desde el pasado mes de marzo —a las que se suman otras 79 en Ucrania y 13 en Bielorrusia—, y lo hará porque hasta esa fecha provisionó un total de 216 millones de euros (con ella se pagarían la mitad de las políticas de empleo que la Xunta pondrá en marcha en el 2023).

Entre los activos que la multinacional textil tiene en Rusia se encuentran la plantilla, que solo en Rusia supera los 9.000 empleados (datos a mes de marzo pasado), afectados por una figura similar a los ERTE en España; y las tiendas, todas en régimen de alquiler, localizadas mayoritariamente en grandes centros comerciales. ¿Cuáles son las opciones que maneja la compañía para dar una solución al mercado ruso? Se desconocen por el momento, aunque la prensa del país lleva especulando con la solución desde hace meses, quizá por las filtraciones realizadas por distintos actores del mercado inmobiliario. El diario Kommersant, que publicó la última información de la reorganización de la compañía, tras un fallo del Tribunal de Arbitraje de la región de Samara, apuesta por que Inditex cambiará la estructura corporativa de su filial rusa y traspasará el negocio a un socio de «un país amigo» del sudeste asiático o del Golfo Pérsico. Habría tres cadenas —Massimo Dutti, Oysho y Zara Home— que abandonarían por completo el mercado ruso, y el resto de las marcas —entre ellas Zara— abrirían con otros nombres y con nuevas colecciones no antes de la primavera del 2023.

Cuesta creer que la compañía de Amancio Ortega «diseñe» una estrategia especial para vender en Rusia, que a Zara le cambie de nombre y que un socio amigo sea el que facture a los consumidores rusos los productos diseñados por Inditex en Arteixo. Se esperaría un «nos quedamos» o nos vamos». Nunca una trapallada. Quizá, aunque menos probable, la venta del negocio a un franquiciado de otro país que mantendría la marca, como hizo Mango.

Lo que sí ha confesado la multinacional gallega, a través de su consejero delegado, Óscar García Maceiras, es que la prioridad será la de mantener la mayor parte de los puestos de trabajo. Toca esperar. Será poco tiempo.