¿Puede Meloni romper Europa?

Jorge Quindimil COORDINADOR DEL GRADO BILINGÜE EN RELACIONES INTERNACIONALES DE LA UDC

OPINIÓN

GUGLIELMO MANGIAPANE | REUTERS

01 oct 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La victoria de Giorgia Meloni en Italia ha hecho saltar las alarmas en buena parte de la Unión Europea, pero parece que no tanto en la propia Italia. Centrar el foco en clave de fascismo conlleva el riesgo de dejar fuera del análisis elementos que puedan permitir una mejor aproximación al escenario incierto y preocupante que se abre en Europa.

La victoria de Meloni es una tragedia para Europa, por su defensa de valores que atacan las bases sobre las que se han construido las democracias liberales europeas y la propia Unión Europea durante setenta años. Así lo demuestra su primera propuesta polémica: revisar —entiéndase, eliminar— el principio de primacía del derecho de la Unión. Esta propuesta es suficiente para dinamitar la integración europea.

En esencia, el principio de primacía supone que el derecho de la Unión sustituye al derecho nacional en aquellos ámbitos cedidos por los Estados —soberanamente— a la Unión, de modo que no pueden aplicar normas internas que contravengan normas comunitarias. Es legítimo que un Estado quiera aplicar sus normas internas en lugar de las normas de la Unión, pero debe hacerlo por el procedimiento adecuado y asumiendo las consecuencias: solicitando su salida de la Unión Europea. La Unión es una comunidad de derecho lo suficientemente fuerte como para que un grupo de políticos advenedizos quieran cambiar reglas asentadas durante décadas por grandes y pequeñas democracias europeas.