«Nos da pena ver familias con poco ambiente cristiano»

OPINIÓN

DANI GESTOSO

23 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Día del Señor

La palabra domingo viene de dominicus, o sea, señor en latín, y seguramente a cualquiera que le preguntáramos no tendría demasiado problema para decirnos que desde siempre ha sido un día para Dios, un día sagrado. Otra cosa es cómo se vive realmente. En España, hace 60 años, la mayoría de la gente iba a misa. Se cuenta que, en algunos pueblos, los hombres, durante la homilía, se salían de la iglesia a fumar un pitillo y volvían a entrar cuando el párroco terminaba su perorata. Pero en general la asistencia a misa era masiva y muy respetuosa. Había gente que se confesaba en aquel momento y había mucha gente que comulgaba. Esto hoy todavía ocurre en muchas parroquias. Hay iglesias que se llenan, con un buen ambiente de recogimiento, con gente que se confiesa en ese rato si hay sacerdotes disponibles, y muchas comuniones. Pero también sabemos de otras parroquias con menos ambiente y, sobre todo, sabemos de muchas personas cercanas, amigos o familiares, que no asisten a la misa de los domingos.

Hace 60 años la gente tenía menos cosas que hacer en domingo y asistían a misa. Hoy resulta que el domingo se ha convertido en el día de viajar —desde el viernes hasta el domingo por la tarde— o el día para dormir más, porque se estuvo trasnochando, o el día para ir a comer a algún lugar exótico. Nos da pena ver familias con poco ambiente cristiano que no valoran algo tan importante. Jesús Martínez. Gerona.

«Apague algo ahora»

En los años 1973-74, cuando me encontraba en Londres, se inició el embargo petrolero de la OPEP y la crisis energética. En ese momento, el Gobierno británico que encabezaba Edward Heath puso en marcha recomendaciones para el ahorro energético. No con medidas punitivas y multas, como trata de implementar el actual Gobierno español, sino apelando al sentido común de la población.