Calvo Sotelo, Macron, España y Portugal

Uxio Labarta
Uxío Labarta CODEX FLORIAE

OPINIÓN

POOL | REUTERS

22 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

En este verano largo, como aquellos de la infancia y mocedad, la publicación de Poesía en la tangente, de Leopoldo Calvo Sotelo, y La conquista de la Transición, de Óscar Alzaga, llevaron inevitablemente a la relectura de Memoria viva de la Transición, de Calvo Sotelo. Tres libros recomendables, pero muy enfáticamente el último que cito. Leopoldo Calvo Sotelo da su versión de los acontecimientos en los que participó como protagonista. Entre ellos, las negociaciones para la entrada en la Comunidad Europea que, por sintetizar, encontraban sus mayores dificultades por parte de Francia y, en particular, por parte de su presidente, Giscard d'Estaing.

Con tales antecedentes no debe sorprender la oposición que el actual presidente Macron formula ante cualquier tipo de conexión o actividad que suponga abrir la puerta de Europa a la Península Ibérica. Un bloqueo a los desarrollos logísticos y energéticos que faciliten a España y Portugal mejorar sus intercambios, y los de África o Sudamérica, con el continente europeo. En definitiva, una revitalizada vindicación en Francia de su patriotismo económico, que en parte se contrapone a la armonización europea, en estrecho paralelismo con la actitud de Francia entorpeciendo nuestra entrada en la Comunidad Europea.

Independientemente de que España se haya mostrado indecisa en sus alternativas y prioridades en el desarrollo de nuestras infraestructuras ferroviarias, gasoductos y conexiones eléctricas en relación con Europa, la realidad es que el avance en el corredor mediterráneo y la conexión con Montpellier, o la Y vasca y el corredor atlántico hasta Burdeos, cuentan con la oposición de Macron, al igual que los gasoductos. Posición que evidencia graves discrepancias entre «las prioridades estratégicas de la UE y las de los Estados miembros».