Estructuras de biomoléculas

Manuel Luis Casalderrey
Manuel-Luis Casalderrey RINCÓN ABIERTO

OPINIÓN

JOSÉ PARDO

09 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Los rayos X son radiaciones electromagnéticas de alta energía. Se usan para hacer radiografías, basadas en la distinta absorción de la radiación X por las diferentes partes del cuerpo (huesos, músculos, vísceras) que aparecen diferenciadas en las placas. También se usan en los TAC (Tomografía Axial Computarizada), proceso equivalente a hacer muchas radiografías, que un equipo informático transforma en imágenes tridimensionales de la zona explorada.

Los rayos X se utilizan para conocer la estructura tridimensional de los cristales. Haciendo pasar rayos X por un cristal, se proyecta una imagen formada por puntos que constituyen un patrón, que, al estudiarlo, revela la estructura tridimensional del cristal. W. H. Bragg, el padre de la cristalografía, ganó el Nobel de Física en 1915 por sus contribuciones en este campo.

Dorothy Crowfoot (1910-1994) leyó, con solo 15 años, un libro de Bragg y esa lectura marcó su vida, que dedicó al estudio, mediante rayos X, de las estructuras de las biomoléculas. Entre ellas: colesterol (1937), penicilina (1945), vitamina B12 (1954), insulina (1969). Son moléculas complejas, cuya estructura es muy difícil de determinar. Crowfoot dedicó 35 años al estudió la estructura de la insulina (51 aminoácidos). La importancia de determinar la estructura de una molécula está en que prepara el camino de su síntesis, por eso Crowfoot recibió el Nobel de Química en 1964.