Liz Truss, una granada humana

César Casal González
césar casal CORAZONADAS

OPINIÓN

TOLGA AKMEN | EFE

20 oct 2022 . Actualizado a las 14:52 h.

Así le llaman a la nueva primera ministra del Reino Unido: la granada humana. También es conocida como el rottweiler. No son calificativos amistosos. Ella no es muy amistosa. No es una oradora espléndida como Boris. Ni le sobra el carisma. Pero es dura como un muro. Difícil de doblegar. Muy ambiciosa (quién no lo es en política), tiene por delante una tarea casi imposible. Para subrayar su piel de acero, durante la campaña se vistió cuspidiña a la dama de hierro. Liz Truss quiere ser la nueva Margaret Thatcher. Emuló hasta la famosa foto subida a un tanque.

Pero esta mujer que se presenta ahora de cemento armado tiene un pasado mucho más dúctil. Ella dirá que siempre ha sido pragmática, que es como los políticos veletas le llaman a cambiar de opinión cada vez que hace falta. Liz Truss es una política típica del siglo XXI. Todo vale. No le tomen la palabra, porque la puede cambiar para seguir en el poder. ¿Les suena? Otro político líquido para este siglo XXI instantáneo.

Nacida el 26 de julio de 1975 en Oxford, esta leona es leo del Zodíaco. Hija de un profesor universitario de matemáticas y de una enfermera, ambos muy a la izquierda del laborismo, como los ha definido la propia Liz. La conversión a conservadora la lleva peor el padre que la madre. El primero no quiere saber nada de la carrera política de su hija. La madre, que la llevó de pequeña a marchas a favor del desarme nuclear, sí la arropó cuando se presentó a diputada torie por primera vez.