Un debate para hombres de Estado

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño A CONTRACORRIENTE

OPINIÓN

JORGE ARMESTAREUROPA PRESS | EUROPAPRESS

06 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Se avecina sobre Europa un cataclismo energético de dimensiones inimaginables, que puede llegar a provocar muertes por hambre y frío. Y aquí en España, la ministra de Hacienda y recién nombrada vicesecretaria general del PSOE, María Jesús Montero, se dedica a hacer chistes diciendo que Alberto Núñez Feijoo, líder del PP, es «el señor Mopongo, no porque venga de África, es que le da igual lo que tú digas, ya que sea lo que sea su respuesta es la misma: mopongo, no estoy de acuerdo». El G7, con apoyo de la Unión Europea, acaba de tomar una decisión sin vuelta atrás que supone cruzar el Rubicón y declarar una guerra, por ahora solo energética, a un Vladimir Putin fuera de control. La limitación de precios al petróleo ruso ha provocado el anuncio por parte del Kremlin de la suspensión de todas las ventas de crudo a los países que se sumen a ese tope de precios. Una decisión que sería catastrófica para muchas naciones europeas. Y aquí, en España, a lo que se dedica el Gobierno es a hacer actos electoralistas y propagandísticos en la Moncloa a la mayor gloria de Pedro Sánchez.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha desafiado también a Putin afirmando que es hora de aplicar además un techo al precio del gas que Rusia exporta a Europa. Y aquí, en España, los populares se dedican a quejarse de que el Gobierno les copie sus ideas porque ellos propusieron antes reducir el IVA del gas, y a cuestionar cualquier medida que se plantee desde el Ejecutivo para ahorrar energía. Mientras asistimos a acontecimientos gravísimos como consecuencia de la invasión de Ucrania por parte de Putin, que pueden tener efectos devastadores para los europeos y para el resto del planeta, en España los partidos siguen enfrascados en batallitas domésticas que solo tienen como objetivo la destrucción del adversario y hacen prácticamente imposible que se pongan de acuerdo en ninguna de las decisiones que deben abordarse con urgencia para paliar los efectos de una crisis que promete un invierno muy duro.

El Senado será hoy escenario de un debate sobre las medidas de ahorro energético, pero que, según la convocatoria, abordará también «el contexto económico y social de ese plan de ahorro». Se trata de una oportunidad de primer orden para que el presidente del Gobierno y el líder de la oposición demuestren que tienen sentido de Estado y pongan los intereses del país y de los ciudadanos por encima de sus disputas políticas. Por previsible que sea, sería lamentable que el debate se convirtiera en una nueva representación de una refriega política en la que se hablase más de otras cuestiones que de la crisis energética que amenaza al mundo; que se volviera al «y tú más» en lo que afecta a la corrupción o que se debatiera más sobre ETA que sobre el chantaje de Putin. Sánchez y Feijoo asumen hoy una enorme responsabilidad. Tienen la oportunidad de dar una gran noticia a los españoles demostrando que son hombres de Estado capaces de hacer política con mayúsculas. ¿Lo harán?