Deficiencia de gas: «Las empresas energéticas lo venden para sacar beneficios»

OPINIÓN

KACPER PEMPEL | REUTERS

30 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Especulación con el gas

Estos días podemos leer noticias sobre los récords del precio del gas, con su consecuente subida de la luz. Mientras, se hace ver que todo esto sucede debido a la deficiencia de gas, como consecuencia de la guerra de Ucrania. Pero no se cuenta cómo las grandes empresas energéticas obtienen millones de euros especulando con estas circunstancias.

Países con deficiencia de gas, o mejor dicho, de almacenamiento de gas, se ven obligados a pagar precios más altos para garantizar su abastecimiento. Vemos cómo el presidente Macron anuncia el fin de la abundancia, y ese mismo día entra un gasero a cargar en Montoir una carga de gas natural licuado para revenderlo a un tercero, porque el diferencial supondrá beneficios millonarios. O cómo otra empresa gasista española introduce una carga por mar, procedente de Estados Unidos, y ordena al barco dirigirse a otra terminal española para cargar una cantidad similar que será llevada a Puerto Rico. Los costes del transporte de este retorno al continente americano podrían sobrepasar perfectamente los dos millones de euros, pero las ganancias de la gasista en esta operación de compraventa de gas podría suponer que se embolse más de cincuenta millones de euros.

Esto es algo que se lleva haciendo desde la primera década de este siglo, cuando España amplió su capacidad de almacenamiento y creó nuevas terminales. Hasta el punto que la última terminal construida, la del Musel en Gijón, no se llegó a poner en servicio. Como no hay mal que por bien no venga, esta crisis del gas de Rusia provocará que el próximo año Gijón entre en servicio como nodo de transporte, recibiendo y revendiendo cargas. Miguel Ángel Lomba Fernández. A Coruña.