Así actúa un piloto de helicóptero

Carlos Navarro PILOTO DE HELICÓPTERO LCI-SAR EN ROTORSUN, INSTRUCTOR LCI Y EXALUMNO DE EUROPEAN FLYERS

OPINIÓN

RAÚL SANCHIDRIÁN | EFE

23 jul 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

A pesar de que nuestro trabajo como pilotos de helicóptero es fundamental para extinguir los incendios, muy pocas personas fuera de la profesión conocen los procedimientos y riesgos a los que nos enfrentamos. Lo más importante a la hora de proceder al área de vuelo del incendio es seguir las indicaciones que nos dan tanto los compañeros que se encuentran en la zona como las de la aeronave de coordinación. Cada tripulación, siguiendo las normas de coordinación, debe comunicar su rumbo de procedencia y la altitud a la que está procediendo al incendio, y, de acuerdo con el responsable de la unidad y el personal técnico en tierra, se establece una estrategia a seguir. Este modus operandi permite que todos los helicópteros estemos coordinados y en continua comunicación para ir cubriendo las distintas zonas del perímetro. Incrementamos así la eficiencia y la seguridad.

Uno de los factores claves a la hora de extinguir un fuego son las condiciones meteorológicas en la zona. Serán determinantes para conocer nuestra capacidad de apagar las llamas y también nuestras limitaciones.

Como piloto he vivido momentos muy difíciles, pero sin duda el más complicado se ciñe a la pérdida de un compañero cercano prestando servicio. Esta situación la he sufrido en dos ocasiones. La peor parte es cuando, sin poder aún creer la noticia, tienes que volver a subirte al helicóptero y trabajar en la misma emergencia donde tu compañero ha perdido la vida. En estas ocasiones, el requerimiento de autocontrol de las emociones es fundamental para seguir en nuestras tareas con los máximos estándares de seguridad. A muchos nos ayuda a mantenernos en la primera línea, a operar como le hubiera gustado a ellos.