Cerezas, depurativas y anticelulíticas

Carmen Reija
Carmen Reija AL HILO

OPINIÓN

MABEL RODRÍGUEZ

12 jul 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Botánicamente las cerezas se catalogan como el fruto de los árboles del género prunus, siendo en España el más cultivado el prunus avium. También podemos encontrar otras especies procedentes de diferentes países.

A nivel nutricional destaca su contenido en vitaminas C, E y ácido fólico, agua, fibra, antioxidantes (betacarotenos, principalmente) y minerales (potasio, hierro y magnesio en elevada proporción). El aporte calórico de una docena de cerezas es de 25 calorías.

Se les reconocen propiedades asociadas a su composición química como su efecto relajante y sobre la regulación del ciclo sueño-vigilia por su contenido en melatonina y triptófano. Presentan una elevada proporción de ácido fólico, esencial para el buen funcionamiento del organismo y, en especial, para las mujeres embarazadas. Son interesantes para mejorar la visión porque protegen la funcionalidad de los capilares retinianos. Además, la presencia de antocianinas favorece la recuperación muscular tras la práctica de ejercicio, y el potasio ayuda al mantenimiento de una óptima tensión arterial. Su elevada cantidad de antioxidantes (betacaroteno entre otros), contribuye a evitar el envejecimiento celular, considerándose depurativas (eliminando las toxinas acumuladas) y anticelulíticas (reduciendo la retención de líquidos).