Las alcantarillas hablan

Manuel Luis Casalderrey
Manuel-Luis Casalderrey RINCÓN ABIERTO

OPINIÓN

ALBERTO LÓPEZ

29 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Por las alcantarillas van las aguas residuales procedentes de los retretes. La OMS dice que las heces excretadas por personas con covid-19 contienen trozos de ARN, el material genético del SARS-CoV-2. Analizando las aguas de las alcantarillas, los investigadores pueden estimar el número de infectados por coronavirus en una determinada comunidad, vigilar el desarrollo de la epidemia, etcétera.

En La Voz (23-6) se dice: se ha detectado el virus de la poliomielitis en las alcantarillas de Londres. Las autoridades anuncian medidas inmediatas. La poliomielitis, polio para los amigos, es una enfermedad que afecta sobre todo a los niños. La provoca un enterovirus conocido como poliovirus (PV), un virus de ARN. La mayoría de las infecciones de polio son asintomáticas. Solamente en el 1 % de los casos, el virus ataca al sistema nervioso central y destruye fundamentalmente las neuronas motoras, lo cual causa debilidad muscular y parálisis aguda. El diagnóstico de laboratorio se hace determinando la presencia del poliovirus de las heces o en una muestra nasofaríngea, obtenida con un hisopo, como con el virus SARS-CoV-2.

La poliomielitis consiguió erradicarse gracias a las vacunas (la OMS anunció su erradicación en octubre del 2019). Los antivacunas deberían informarse mejor de los beneficios de las vacunas. En las alcantarillas de Londres se han encontrado PV y sería necesario aclarar lo que sucede.