Médicos: la casa no se puede empezar por el tejado

Eduardo Vázquez Martul DOCTOR EN MEDICINA

OPINIÓN

CAPOTILLO

14 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El descontento que se expresa en los medios de difusión de problemas que afectan a diversos colectivos sanitarios, en concreto médicos de familia, medicina interna y otras especialidades, son indicadores de un hecho preocupante y no solo de un tema puntual. El gran desarrollo de la medicina con incremento de las prestaciones sanitarias, es uno de los factores multiplicadores del gasto que exigen un debate con diagnósticos correctos si no queremos que el barco, que está haciendo aguas, se hunda. Ya en su día se hizo un informe, el de Abril Martorell, que aconsejaba medidas que han quedado en el tintero, hecho no infrecuente en nuestro sufrido país y que crean frustración en el ciudadano.

Es un problema complejo ya que implica una correcta planificación y gestión del primer eslabón, el capítulo de personal. Es el gran generador del gasto sanitario y aporta datos sobre los preocupantes signos de desmotivación.

Sale a la luz un primer escollo que atañe a la «distribución del personal médico y desarrollo curricular», muy recientemente criticada por colectivos especialistas, y que consiste en un déficit de profesionales de distintas ramas en centros hospitalarios comarcales.