El Dépor perdió, el deportivismo ganó

Cartas al director
Cartas al director CARTASALDIRECTOR

OPINIÓN

César Quian

13 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El Dépor y las cosas importantes

No sé quién dijo, seguramente un argentino, que el fútbol es lo más importante de las cosas menos importantes de la vida. Y es cierto. El lunes, después de las 24 horas de luto que necesitamos, volveremos a preocuparnos por la salud, la familia, los amigos, el trabajo..., que es lo verdaderamente importante; pero caray como nos dolió lo del sábado. Nuestro querido Arsenio, diría me da pena por esas gentes, por esos niños, los de hoy, y los de ayer, porque allí estábamos todos, los que vivimos alegrías y tristezas desde el año 1981. Unos en el campo, otros por la ciudad disfrutando que jugaba el Dépor. Creo que ningún club del mundo ha vivido en cuarenta años lo que hemos vivido nosotros, tocando la gloria y ahora sumidos en el pozo de la tercera categoría. Pero creo sinceramente que tenemos mucho que celebrar, porque ganó el deportivismo. ¡Hace cuánto tiempo no se veía la ciudad como el sábado¡ Ni en los mejores tiempos. Estaba Coruña entera disfrutando del día, y es que hemos vuelto a demostrar que no hay afición como esta. Se ha sembrado otra vez esa semillita, que parecía un poco dormida los últimos años y que nos mueve a querer disfrutar de ese especial sentimiento por el equipo de la ciudad, nada comparable con eso. Lo saben muy bien los del Athletic. Y ahora le toca al club regar esa semilla, apostar de verdad por gente de la casa, entrenador incluido, y volver a intentarlo el año que viene, porque el deportivismo seguirá ahí. En las alegrías y en las tristezas, en la salud y en la enfermedad. Señor Escotet, puede usted estar tranquilo, tarde o temprano recuperará la inversión, el deportivismo se encargará de sostener al club, no lo vamos a dejar caer. Por cierto, mi hijo el sábado tampoco pidió el móvil, yo ya he ganado. Alfonso Pérez. A Coruña.

  No se toca la copa antes de ganarla

Siempre hubo entre los más veteranos aficionados deportivistas un cierto recelo respecto del sentimiento blanquiazul de la nueva hornada de jóvenes aficionados del club herculino criada al calor de los éxitos del Superdépor. «Habrá que ver a estos cuando las cosas vengan mal dadas —murmuraban en las cantinas de los aledaños de Riazor—; como hicimos nosotros cuando el equipo se fajaba en el barro de los campos del Sestao y del Mollerusa». Después de lo visto en las últimas semanas y a lo largo de toda esta temporada, ya no hay duda: la afición del Dépor es de primera, aunque su equipo siga siendo de tercera. Y a los que otros tachaban de advenedizos solo se les puede reprochar el haber sido tan bisoños como para no saber que no se toca la copa antes de ganarla. Hoy es un día muy duro para el deportivismo, pero de todo se aprende, especialmente en la derrota. Volveremos, que nadie lo dude, porque tenemos una afición extraordinaria, y sabremos celebrarlo cuando corresponda. Tone González Fernández. A Coruña.

  Necesitamos educación  

Para solucionar muchos problemas de España es necesario mejorar la educación. Si queremos subir los salarios, necesitamos más productividad y para eso es necesario que los jóvenes tengan más y mejor educación. Si queremos que la vida social y política española no sea un yermo, necesitamos más educación. Si las nuevas generaciones no tienen capacidad crítica, si no se plantean una hipótesis sobre su vida y el mundo a partir de su propia experiencia, serán más manipulables por el poder económico y político. Por todo ello tenemos una gran necesidad de mejorar la educación. J. Mez. Girona.