La minería negada

Uxio Labarta
Uxío Labarta CODEX FLORIAE

OPINIÓN

LOLITA VÁZQUEZ

10 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Desde el 2002, con el cierre o paralización de la gran minería metálica que aún se mantenía —la del cobre, plomo, zinc y mercurio—, desaparecidas antes las del estaño y wolframio, la producción minera sufrió un progresivo retroceso. Vendría luego la paralización o agotamiento del lignito pardo, y la reactivación de la minería en la faja pirítica ibérica, que comprende parte del sur de Portugal y España, desde Beja y Setúbal a Huelva y Sevilla. La faixa piritosa ibérica albergó las mayores reservas de metales no férricos del mundo, donde además de la pirita se encontraban la blenda, la casiterita o la galena.

El ciclo minero en España se cierra con la minería del carbón, ya en el 2018. Un prolongado y duro proceso para quienes lo vivieron y también para la economía del país, en una larga transición ecológica aún lejana. Recordemos hoy Alemania. Todo ello bien contado en Hijos del Carbón por Noemí Sabugal. Un tiempo y un país.

En Galicia, los principales productos mineros actuales son las rocas ornamentales, que suponen el 39 % de la producción minera española, productos de cantera y los minerales metálicos. Por más que el Instituto Galego de Estatística referencie que en el año 2013 no se extrajo ni una tonelada en la minería de metales. Con un valor de la producción total minera de Galicia que, en quince años (2005-2020), se ha reducido a la mitad. Suponiendo aún con esa reducción el 8 % del valor total de la producción minera de España. Valor aportado por la extracción de caolín, cuarzo, pizarra, granito y estaño-tántalo.