La radiofrecuencia pulsátil de Nadal

Juan Dios Tomé PRESIDENTE DEL COLEXIO DE PODÓLOGOS DE GALICIA

OPINIÓN

María Pedreda

08 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Rafa Nadal ha conquistado su decimocuarto Roland Garros, y tras esta victoria en París explicó que jugó cada partido del torneo con la zona del pie donde tiene el problema anestesiada, para no sentir el dolor que le produce la lesión crónica en su pie izquierdo, el síndrome de Müller-Weiss. También conocido como osteocondritis del escafoides, es una enfermedad degenerativa crónica e incurable que le provoca un gran dolor que le acompaña desde los 18 años.

El problema crónico se lo diagnosticaron en el 2005. Una parte de su escafoides es más estrecha de lo habitual y se partió. Ya en esa época le auguraron una carrera corta, pero encontró la solución en unas plantillas podológicas personalizadas que le cambian las zonas de apoyo. Eso le ha derivado en otros problemas, como la tendinitis en las rodillas, pero le ha permitido tener una vida deportiva de indudable éxito.

También explicó su hoja de ruta para intentar seguir compitiendo al máximo nivel. Se trata de la radiofrecuencia pulsátil. Pero, ¿qué es y cómo funciona? Es una técnica mínimamente invasiva muy eficaz para controlar varios tipos de dolor crónico. Se aplica una corriente eléctrica controlada a través de una cánula o aguja situada bajo control ecográfico en los nervios de la zona, en este caso del pie.