«Veo pocos bebés y pocos ancianos, y cada vez más perros paseando»

Cartas al director
Cartas al director CARTASALDIRECTOR

OPINIÓN

CAPOTILLO

28 may 2022 . Actualizado a las 12:49 h.

Cada vez más perros y menos bebés

Es muy incómodo todo lo relativo al aborto y que se pretenda esconder, en vez de afrontar, que hay un ser humano desde el momento de la concepción. Esa es la verdad científica; luego vienen los intereses económicos y la conciencia adormecida o deformada de millones de personas. También la esclavitud tuvo gran aceptación social hace siglos en muchos países: no sirve la aceptación social.

Ahora que es tiempo de salir a la calle, veo pocos bebés y pocos ancianos, y como contraste cada vez se ven más perros paseando. Esperemos que el auge del afecto a los perros se note también, y mucho más, en bebés, ancianos y enfermos. Jesús D. Mez Madrid. Gerona.

La «cultura de la violación»

Tras una supuesta nueva violación grupal, la delegada del Gobierno en Valencia, Gloria Calero, ha lanzado en público el siguiente lamento acusatorio: «¿Qué os está pasando a los hombres, que estamos retrocediendo a esta cultura de la violación que creíamos desterrada?». Es obvio que para ella todos los hombres somos culpables de los delitos sexuales que cometa cualquier varón delincuente; acaso porque cree que son consecuencia de secretos conciliábulos machirulos donde los hombres planeamos la agenda delictiva de cada mes. Pero la desgraciada expresión de la «cultura de la violación», que ya de por sí genera rechazo, apunta más alto; pues es un tópico habitual del feminismo más fetén que refleja muy bien el principio en que se inspira: el de la criminalización del hombre por ser hombre. Miguel Ángel Loma Pérez. Sevilla.