Misas a cinco euros

Pedro Armas
Pedro Armas A MEDIA VOZ

OPINIÓN

ATIENZA | EFE

10 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Ocho de cada diez españoles se declaran católicos. Ocho de cada diez españoles se declaran partidarios de la separación entre el Estado y la Iglesia. La sociedad española está cambiando: los matrimonios por el juzgado superan a los matrimonios por la Iglesia, los padres escogen cada vez menos la asignatura de Religión para sus hijos, los católicos ven normal el divorcio y hasta el matrimonio entre personas del mismo sexo. Paralelamente, la práctica religiosa se ha vuelto laxa.

Seis de cada diez católicos españoles no van a misa los domingos y fiestas de guardar, es decir, cometen pecado, más que venial, contra el tercer mandamiento: santificarás las fiestas. Los bautizados que han cumplido los siete años y tienen uso de razón están obligados a oír misa entera los días de precepto. La misa es un acto litúrgico comunitario de asistencia obligatoria y solo los impedidos para acudir, debido a enfermedad o problema de movilidad, están excusados.

La Iglesia católica recibe unos diez mil millones de euros anuales, a través de las casillas cruzadas y no cruzadas de las declaraciones de la renta, de las exenciones fiscales derivadas de un concordato anacrónico y de las subvenciones a colegios de titularidad privada e ideario religioso con los que mantiene conciertos educativos. Otra cosa son los fondos destinados a la conservación del patrimonio eclesiástico o a las organizaciones católicas que cumplen como pocas unos fines sociales, caso de Cáritas.