Covid-19: urge rectificar

Daniel López Acuña EXDIRECTOR DE ACCIÓN SANITARIA EN SITUACIONES DE CRISIS DE LA OMS Y PROFESOR ASOCIADO DE LA ESCUELA ANDALUZA DE SALUD PUBLICA.

OPINIÓN

MABEL RODRÍGUEZ

03 may 2022 . Actualizado a las 09:40 h.

Si algo nos ha enseñado la evolución de la pandemia en los últimos dos años es que los equilibrios para controlar la transmisión de la enfermedad y mitigar su impacto son muy precarios, que las ecuaciones cambian rápidamente y que hay que saber rectificar a tiempo cuando las medidas adoptadas no son las correctas.

Al poner en marcha la nueva estrategia de vigilancia y control, especialmente al no aislar a positivos asintomáticos y reducir la realización de pruebas diagnósticas, y al suprimir la obligatoriedad de las mascarillas en interiores el Consejo Interterritorial y el Consejo de Ministros han cometido varios errores. Las acciones fueron prematuras, se adoptaron cuando la incidencia era todavía muy alta y había una amplia transmisión comunitaria del virus, cuando tenemos un decaimiento creciente de la protección inmunitaria especialmente en personas mayores y una presencia preocupante de variantes amenazadoras que son más contagiosas (escapan en mayor medida a la eficacia vacunal y producen un número considerable de reinfecciones en personas ya vacunadas). Se trivializó la situación pensando que podíamos «gripalizar» la gestión de la pandemia, pasar página y proceder como si estuviésemos en fase endémica, confiándolo todo a una vacunación que ha sido muy importante pero que no lo es todo y cuya faena no ha sido del todo rematada, pues faltan 3 millones de personas por vacunar con dos dosis y 18 millones con terceras dosis de refuerzo.

Los hechos nos demuestran que hay que rectificar rumbos, frenar la transmisión del virus y proteger a los más vulnerables. Durante el mes de abril la incidencia en mayores de 60 años se ha incrementado en un 47 %, de 459 a 676 casos por cada cien mil personas. Hay ocho comunidades autónomas que superan la incidencia de 1.000 en mayores de 60 años: Asturias, Cantabria, Castilla y León, Extremadura, Galicia, La Rioja, Murcia y Navarra. Pero no ha sido solo la incidencia, sino que la hospitalización se ha incrementado en un 5 3 %, pasando de 4.150 a 6.362 personas hospitalizadas y alcanzando en algunas comunidades autónomas hasta el 11 % de ocupación de camas hospitalarias. Y, por si fuera poco, se han producido 252 muertes en la última semana, lo que supone un incremento de 18 % en el número de defunciones.