La intolerancia de los tolerantes

Xose Carlos Caneiro
xosé carlos caneiro EL EQUILIBRISTA

OPINIÓN

ALBERTO LÓPEZ

02 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El progresismo, por denominarlo a la manera de sus devotos, posee iconos simbólicos e intelectuales. Una camiseta con la silueta del Che Guevara o una planta de marihuana estampados en un blusón ofrecen pistas sobre la persona que los porta: ideológicamente situada a la izquierda o, tensando la semántica, militante de un anarquismo consciente. 

La sabiduría de Chomsky (siempre brillante), el gracejo posmoderno de Derrida o Foucault, o las peroratas de Ernesto Laclau son sustancia intelectual. Yo recomendaría que también se estampasen camisetas con sus rostros. Abandonada la broma, comento asuntos más serios que tienen que ver con lo anterior.

Herbert Marcuse es un pensador sólido. Su filiación a la escuela de Fráncfort, que poco tiene que ver con la ola posmodernista francófona, así lo atestigua. Sus escritos han sido arquetipos. Analizados y escrutados porque su óptica marxista nada tiene que ver, por ejemplo, con los parrafeos ya citados de Laclau. Marcuse reflexionó sobre la tolerancia.