Piqué, Rubiales, lo ético y lo estético

Nacho López ABOGADO ESPECIALIZADO EN DERECHO DEPORTIVO EN IG ESTUDIO JURÍDICO

OPINIÓN

SUSANA VERA | REUTERS

20 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque ya éramos conocedores desde hace tiempo de los contratos relativos a la celebración de la Supercopa de España en Arabia Saudí, aprobados en su día por la asamblea general como afirma la RFEF, y más allá de posibles irregularidades que se pudieran destapar en un futuro, la noticia sobre las comisiones de la operación, junto a los audios filtrados de las conversaciones entre Piqué y Rubiales, arroja novedades importantes que entiendo que tienen trascendencia en lo ético y en lo estético.

En lo estético: si bien es por todos conocida la faceta empresarial de Gerard Piqué, que abarca desde el tenis y los e-sports a la organización del mundial de globos; ser jugador de fútbol en uno de los equipos referente de la Liga y que tu empresa contrate con tu propia federación cuestiones que afectan al equipo en el que juegas y a sus rivales no es de lo más estético.

En lo ético también hay debate, ya que la llamada de los petrodólares de distintos países de la península arábiga viene siendo polémica desde hace tiempo. Como ejemplo, el Mundial de Catar, país vecino de Arabia Saudí y que ha generado duras declaraciones en su contra como las recientes de Lise Klaveness, presidenta de la Federación de Fútbol de Noruega, o del ex jugador francés Eric Cantoná, por no tener como principal característica el respeto de ciertos derechos que aquí entendemos como básicos, algo aplicable también a su vecino saudí.