Medidas puntuales que elevarán el déficit: hay que pensar a largo plazo

Alberto Vaquero García GRUPO GEN DE INVESTIGACIÓN-UNIVERSIDADE DE VIGO

OPINIÓN

17 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Que el problema de la inflación en España venía de antes de la guerra en Ucrania es algo a todas luces evidente. Desde mediados del 2021 los principales indicadores relacionados con el valor de los bienes y servicios venían dando avisos de que algo no iba bien. El propio Banco Central Europeo avisó hace meses que, de seguir con este proceso inflacionista, se vería obligado a dejar de comprar deuda pública y empezar a desprenderse de activos para restar liquidez al sistema bancario.

Señalado lo anterior, también es justo indicar que este incremento de los precios ha aumentado notablemente por las consecuencias económicas de la guerra, debido a la globalización. Así, algunas de las estimaciones del IPC para España en el 2022 lo sitúan en torno al 7 %, más de 1,5 puntos por encima de la Eurozona. Todo esto, además de un empobrecimiento de las familias y empresas, va a lastrar el crecimiento del PIB en cerca de 1,5 puntos porcentuales. Eso sí, la situación habría sido peor de no contar con los fondos europeos, con la recuperación del turismo y una mejora de las condiciones sanitarias tras el (casi) fin de la pandemia.

En consecuencia, todos los países han apostado por introducir medidas para combatir la inflación. El Gobierno de España ha optado por una intervención en el mercado eléctrico para contener el precio del gas, que es precisamente lo que está encareciendo la factura. Con todo, es más que probable que esta actuación no permita frenar la escalada de precios, porque no se conoce con detalle cómo se va a hacer y la intensidad de la misma. La clave es bajar de forma permanente el precio de megavatio, cualquier otra actuación por supuesto que ayudaría, pero tendría un recorrido muy corto. Basta recordar que, hasta mayo del 2021, el precio máximo en la subasta mayorista era de 180 euros, una cifra muy alejada de la cuantía que venimos pagando desde hace casi un año.