Pedro, cuídate del síndrome de hybris

José Luis Úriz Iglesias EX PARLAMENTARIO Y CONCEJAL DE PSN-PSOE

OPINIÓN

MARISCAL | EFE

12 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Según los expertos, hybris es orgullo, soberbia, exceso de confianza en uno mismo, especialmente cuando se ostenta el poder. Es un concepto estudiado por la cultura griega y que afecta a algunos de los dirigentes políticos cuando se alejan de la realidad, de su base social, y que a menudo supone su caída irremediable.

Suele pasar cuando al mismo tiempo se combina con el efecto torre de marfil. Al pasar un tiempo en la atalaya del poder, se aíslan escuchando solo su propia voz, o lo que resulta aún más dañino, las voces de sus aduladores.

En nuestra reciente democracia todos los presidentes lo han padecido, excepto quizá Zapatero, y en todos los casos han acabado sucumbiendo a él. Nuestro actual presidente lleva ya un tiempo dando peligrosos síntomas de este dañino síndrome. Algunos ya habíamos diagnosticado su bipolaridad política, después de observar cómo pasaba del Sánchez entregado al aparato más rancio en sus primeras primarias, en las que compitió con representantes de la izquierda del PSOE como Madina y Pérez Tapias, al que surgió del golpe del comité regional de 1 de octubre del 2016.