En ningún caso habrá una victoria de Rusia

Carlos G. Reigosa
Carlos G. Reigosa QUERIDO MUNDO

OPINIÓN

ALEXANDER ERMOCHENKO

07 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El año 2018 Valdimir Putin fue elegido por cuarta vez presidente de la Federación Rusa, con el 76,67 % de los votos. La directora del canal de TV estatal ruso, Margarita Simonian, explicó tal éxito con una afirmación contundente: «Antes era nuestro presidente, ahora será nuestro caudillo». Y es muy difícil negar que se esté cumpliendo su vaticinio. Porque hoy Putin controla todos los poderes en Rusia

García Margallo, exministro español de Asuntos Exteriores y ahora diputado en el Parlamento Europeo, mantuvo en declaraciones a TVE que «Putin tiene todas las características de un psicópata que no distingue el bien del mal», pero que tiene el objetivo de revertir lo que considera la mayor catástrofe del siglo XX: el desmembramiento de la URSS. Y en ello está: buscando un pasado, como hizo Adolf Hitler cuando quiso recuperar los territorios perdidos por Alemania durante la I Guerra Mundial.

Ahora Vladimir Putin cree que es su turno en el obstinado intento de rescatar y acrecentar la grandeza de la Rusia que él tiene en su cabeza, esto es, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas establecida en 1922 con la firma de un acuerdo que incluía a Ucrania y que duró 68 años, es decir, hasta 1991.