Diplomacia sí, siempre

José Julio Fernández Rodríguez DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS DE SEGURIDAD USC

OPINIÓN

DPA vía Europa Press

04 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Resulta inconcebible la pujanza de la lógica bélica en el 2022. ¿No hemos sacado enseñanzas de las negativas intervenciones en Afganistán, Irak, Siria, Somalia o Libia? ¿No somos capaces de imponer de una vez por todas la cultura de los derechos humanos y un pacifismo, aunque sea débil, en la geopolítica mundial? Rusia y Estados Unidos han dado muestras en los últimos años de una incapacidad manifiesta para construir la paz. Y el seguidismo europeo tampoco ha sido positivo.

Ante ello, abogamos por la diplomacia como instrumento principal en la solución de las disputas geopolíticas. Diplomacia, sí, siempre, aunque vivamos tiempos grises y manipulados, que nublan la razón y tienden a un maniqueísmo simplista.

Primero debemos criticar firmemente la ineficacia de esta diplomacia durante los meses pasados, que no pudo, no supo o no quiso desescalar la tensión en el este europeo. Incluso, las reuniones de alto nivel acababan con declaraciones que introducían más tensión en vez de mitigar el problema. Resultaba esperpéntico: los líderes de un lado y otro, en vez de templar ánimos arrojaban fuego oral para obstaculizar cualquier avance.