La crisis de Ucrania en el siglo XXI

Rafael Calduch Cervera CATEDRÁTICO DE DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO Y RELACIONES INTERNACIONALES. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

OPINIÓN

ADAM SCHULTZWHITE HOUSEZUMA

15 feb 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

En el mundo internacional, una crisis es una relación conflictiva muy inestable que terminará evolucionando bien mediante una escalada hacia el uso de la violencia bélica, bien, por el contrario, hacia una desescalada que permita la gestión pacífica del conflicto, generalmente mediante fórmulas diplomáticas.

Resulta importante esta precisión inicial porque, frente a las campañas mediáticas alarmistas desatadas por Washington y Londres sobre una invasión rusa inminente y las apaciguadoras, que no pacíficas, declaraciones del presidente Putin y su ministro Labrov, afirmando que no tienen intención de invadir el país, la realidad no se corresponde con ninguna de ambas narrativas oficiales.

En efecto, lo que existe es una grave crisis que puede terminar en una guerra de invasión, guerra que todavía no se ha producido a pesar de los vaticinios de Biden y Johnson. Por otra parte, las negociaciones diplomáticas, con la participación de Biden, Putin, Macron, Johnson, Scholz o Xi Jinping, no están dando los resultados esperados en aras de una desescalada. Mientras, el tiempo pasa y este es un factor que siempre juega en contra de la resolución pacífica de la crisis.