La empresa gallega sí se financia con bonos

Domingo García Coto DIRECTOR DEL SERVICIO DE ESTUDIOS DE LA BOLSA

OPINIÓN

27 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El acceso a financiación puede marcar la diferencia para las empresas tras el covid-19. El mercado de renta fija (MARF) ofrece una alternativa ágil, eficaz y recurrente al crédito bancario y se adapta a las necesidades de cada compañía en cada momento. Entre ellas, seis empresas gallegas: Copasa, Coren, Greenalia, Sidecu, Nueva Pescanova y Naviera Elcano.

La puesta en marcha del MARF ha venido a paliar la excesiva dependencia de las empresas españolas de la financiación bancaria y está consiguiendo establecer un ecosistema financiero más rico y diversificado. El mercado alcanzó en abril del 2021 el hito de los 100 emisores desde su inicio en el 2013, y al cierre del año recién terminado ya se sitúan en 117. Más de la mitad de esos emisores han accedido por primera vez a los mercados de capitales a través del MARF. Las cifras del conjunto del año 2021 han sido también muy destacadas: el volumen total de emisiones realizadas ha superado los 13.850 millones, con un crecimiento del 44 % respecto al año anterior, y el saldo vivo total se situaba al cierre del año en 9.645 millones de euros (un 88 % más).

Este mercado registra emisiones de todo tipo, cada día más sofisticadas. Actualmente, el 42 % del saldo vivo está en pagarés, y el 58 % en bonos, titulizaciones y emisiones con garantía hipotecaria. Por vencimientos, encontramos desde bonos que superan los 30 años de duración a pagarés a plazos de solo tres días. El tipo de interés medio ha pasado del 7,50 % al 3,85 % desde el nacimiento del MARF. En cuanto al tamaño de las emisiones, el 73 % de las mismas se realizan por un importe inferior a los 40 millones de euros.