Es una persona culta

Javier Martínez Pérez-Mendaña MIEMBRO NUMERARIO DE LA REAL ACADEMIA DE MEDICINA DE GALICIA Y MIEMBRO DE LA COMISIÓN DEONTOLÓGICA Y DE ÉTICA DEL COLEGIO MÉDICO DE A CORUÑA

OPINIÓN

LOREN ELLIOTT | Reuters

11 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Novak Djokovic empezó a jugar al tenis a la edad de cuatro años y su carrera internacional a los 14, ganando campeonatos en Europa, tanto en individuales como en dobles. Es miembro del club de la Champions por la paz, organización a la que pertenecen atletas de élite comprometidos a servir a la paz a través del deporte.

En el 2011, en Belgrado, le fue concedida la Orden de San Sava de clase I, la más alta condecoración de la Iglesia ortodoxa serbia, por haber demostrado su amor por prestar asistencia caritativa a la población serbia, iglesias y monasterios, además de defender y promocionar los derechos de los niños. Está casado, tiene dos hijos, estudia piano y le preocupa mucho la contaminación ambiental.

Hasta ayer se encontraba retenido en Melbourne al querer entrar en el país sin estar vacunado contra el covid. El juez ordenó su liberación, pero el Ministerio de Inmigración estudia usar sus poderes especiales para deportar al tenista.