Djokovic, el último negacionista

Fernando Salgado
Fernando Salgado LA QUILLA

OPINIÓN

Edgar Su | Reuters

11 ene 2022 . Actualizado a las 09:40 h.

Djokovic, número uno del tenis mundial, se ha convertido en héroe global del negacionismo. En su Serbia natal ya lo era: corresponsable tal vez de la ínfima tasa de vacunación en aquel y demás países balcánicos. Ahora, tras su affaire en Australia, el eco de su posición antivacunas se extiende a todo el planeta. Se suma a los ídolos de masas que primero negaron o minimizaron el coronavirus y después rechazaron las vacunas. Como Eric Clapton o Van Morrison, que pusieron su música al servicio de la superchería. Como —¡ay!— mi admirado Robert de Niro, quien asegura que las vacunas pueden causar autismo. O como los famosillos domésticos, pongamos que hablo de Miguel Bosé o de Paz Padilla, que aprovechan su notoriedad para propalar bulos. Me centro en ellos, y no en Trump o Bolsonaro, porque aquellos son los influencers decisivos: mucha gente confía más en el diagnóstico del ídolo social que en la palabra del presidente, del ministro o de los expertos en salud.

El negacionismo, como rechazo y evasión de las verdades incómodas, tiene solera y arraigo. El hombre es crédulo por naturaleza y esclavo de sus creencias, estereotipos, manías y supersticiones. Desprenderse de ellas, cuando los hechos y la evidencia científica las demuestran erróneas, cuesta horrores. Y no pocos se resisten ferozmente al despojo. Después de Galileo, los negacionistas rechazaban la tesis de que la Tierra giraba alrededor del Sol. Los creacionistas, siglo y medio después de Darwin, siguen negando la evolución de las especies. Mi abuela —y seis de cada cien estadounidenses— murió convencida de que la llegada del hombre a la Luna era una patraña. Los negacionistas la avalan: Armstrong solo era un actor, el Apolo XI una nave de cartón piedra y las históricas imágenes un burdo montaje en plató de televisión.

Ya en el fraude de la NASA aparece la conspiración como tesis central de los negacionistas de toda laya: los del Holocausto, del virus del sida, del cambio climático, del covid o de las vacunas. A falta de pruebas científicas, misteriosas confabulaciones de gobiernos, farmacéuticas, grupos ecologistas, chinos de ojos aviesos, inoculadores de microchips y el sursuncorda.