Una ingeniera gallega vigilando estrellas

Ariana Fernández Palomo FARMACÉUTICA Y PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN DE CIENTÍFICAS GALLEGAS LA CIENCIA ES FEMENINO / A CIENCIA E FEMININO

OPINIÓN

Kevin Lamarque | Reuters

24 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Este 24 de diciembre, una ingeniera viguesa, Begoña Vila Costas, estará vigilando las estrellas desde la Guayana Francesa. El telescopio más avanzado del mundo será puesto en órbita y ella es una de las pocas astrofísicas de la NASA que está implicada en una hazaña que cambiará nuestra percepción del universo.

El telescopio, que lanzará el cohete Arianne 5, es el proyecto más ambicioso de la historia de la observación estelar. El James Webb se situará a más de un millón y medio de distancia de la tierra y se convertirá en los ojos extra planetarios con mayor alcance jamás desarrollados.

Begoña Vila estuvo en Galicia este verano, su residencia habitual está en Washington, y contó que este telescopio es único por sus dimensiones, ya que desplegará una superficie de espejos de berilio y oro (Optical Telescope Element) que equivalen a un campo de tenis, lo que multiplica su potencia por cien con respecto al antiguo telescopio espacial. Para que nos hagamos una idea, su antecesor, el Hubble, sería como un autobús aparcado en esa cancha de tenis. Es único, también, por su localización, estará a una distancia de un millón y medio de kilómetros de la Tierra, que recorrerá en 29 días y lo situará en el punto Lagrange 2.