Medicina versus charlatanismo

Rosendo Bugarín
Rosendo Bugarín MEDICO DE FAMILIA

OPINIÓN

Carlos Luján | Europa Press

19 dic 2021 . Actualizado a las 09:28 h.

Perplejidad, asombro, decepción, desesperanza, indignación… No sé cómo describir mi estado de ánimo tras enterarme de que existen plataformas clandestinas para boicotear las medidas de prevención de la transmisión del covid. Según parece, contactan a través de redes sociales tipo Telegram para compartir entre sus simpatizantes estrategias y asesoría acerca de cómo eludir el uso de mascarillas y el certificado para acceder a locales públicos o para rechazar la vacunación, así como para presionar y hacer públicos listados de los establecimientos hosteleros que responsablemente siguen las recomendaciones de la Administración.

Y lo que me parece más grave, entre estos «asesores» también hay médicos. Es importante recordar que el hecho de haber acabado la carrera de Medicina no te da patente de corso. Un facultativo no puede hacer lo que le dé la gana, su ejercicio profesional tiene que ajustarse al conocimiento científico del momento. Es cierto que, en ocasiones, nos movemos en un terreno dinámico y lleno de incertidumbre; es en esos casos donde, con más motivo, debemos tener presentes las evidencias científicas conocidas para evitar la arbitrariedad. En la medicina moderna no existe, en sentido estricto, el concepto clásico de libertad de prescripción, sino que debemos recomendar lo que está indicado.

Nuestro código deontológico contempla, como no podría ser de otra manera, que el método científico y la medicina basada en pruebas son el fundamento del conocimiento médico y que son contrarias a nuestra profesión las prácticas inspiradas en el charlatanismo y las carentes de base científica.